Saltear al contenido principal
Orisha Shango: El Dueño Del Rayo Y El Fuego
El Orisha Shango reencarnado en el Elégún Sàngó Kòso hoy en Oyo

Orisha (Òrìsà) del rayo y del trueno, del coraje y la fortaleza, representante máximo de la virilidad masculina. El Orisha Shango (Sàngó) más importante de la religión Yorùbá y también uno de los más conocidos y popularizados a nivel mundial. 

Según la creencia Yoruba (Yorùbá) existen dos Shango (Sàngó), pero solo uno de ellos es Orisha: aquel que fue enviado por Olodumare a la tierra en el momento de la creación, dotándolo del poder del rayo y del trueno. El segundo, fue el primer seguidor del Orisha, conocido como Sàngó Tèllà-òkò o tercer Alàáfin, cuyo título recibe el rey de Óyó que, hasta nuestros días, asume la representación de Sàngó en la tierra. 

En la historia Yorùbá, Sàngó Tèllà-òkò fue un guerrero fuerte, que se cree que es una encarnación física de Orisha Shango (Sàngó), debido a sus poderes míticos utilizados a través de la energía del trueno y las tormentas. Era hijo de Òrànmíyàn con Tòrosí de la ciudad de Tapa; el fundador del imperio Òyó; el más joven de los nietos de Odùduwà. Fue un hombre valiente y poderoso que heredó la mayoría de sus habilidades especiales de los Nupe, el pueblo de su madre. 

En su vida, el tercer Aláàfin tuvo cinco esposas, pero tres fueron muy cercanas a él: Obà; Osun y Oya, la más cercana. Esta última era un espíritu, que tenía el poder de transformarse de humano a animal y también tenía el poder de convocar a tormenta y el viento huracanado. Así, junto con el rayo de Sàngó, obtuvieron excelentes victorias en la batalla. 

Orisha Shango en Kòso

Según la leyenda Yorùbá, Tèllà-òkò desapareció en Kòso después de barnizar la tierra y dejar atrás el rayo tomado de su propio cuerpo. Hoy Kòso es un distrito suburbano de Òyó, uno de los lugares más sagrados de la ciudad, donde el espíritu de Sàngó habitó hace miles de años. No hay Aláàfin en Òyó que sea coronado sin realizar todos los ritos de coronación dentro del templo Kòso. El Mogbà Kòso desempeña un papel crucial en la sucesión real, ya que es el custodio del antiguo santuario de Sàngó Kòso y la corona ancestral de Sàngó, siendo responsable de la coronación del nuevo rey.

En el templo de Kòso es donde cada año se presenta el Elégún Sàngó Kòso, la encarnación viviente del Orisha Shango (Sàngó), que simboliza la inmortalidad espiritual, en el último día del festival anual de Sàngó. Según el rito de las celebraciones el Elégún Sàngó Kòso caminará por la ciudad presidido por los Babalorisa y acompañado por los seguidores y sobre medianoche se dirige hacia palacio del Aláàfin, momento en cuál el rey y todas las personas que tengan un título dentro del palacio debe abandonar el lugar porque en ese momento el Orisha está presente, y él es el único rey de Òyó ese día. 

Con motivo del día más importante de este Orisha en Óyó, hoy en Ifá Tradicional Pro y en Ojú Odù hay información especial sobre su representación y algunas de los materiales para su propiciación, además de un verso especial e imágenes exclusivas de la presencia del Elégún Sàngó Kòso hoy en Oyo.

Deja un comentario

Amplia tu aprendizaje

Nuena Aplicación
Ojú Odù

Aprende la pronunciación de los signos principales de Ifá por babálawo Yorùbá hablantes
Lee más
Has click desde el móvil para instalarla
close-link
Volver arriba